El plagio, ¿exageración moral?

El plagio, ¿exageración moral?

El plagio en tiempos del Internet

La conceptualización del plagio no es nuevo. Copiar, utilizar fuentes sin nombrar al autor original, nada ha sido creado en la época reciente. Desde la manera en la que se oculta hasta la forma en la se descubre, los momentos sólo han evolucionado. Los medios ahora varían, volviéndose más tecnológicos, tanto a la hora de copiar como a la hora de comprobar la copia.

¿Qué es el plagio?

El plagio es, según la Real Academia Española: “Copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias”. En la cultura popular, es uno de los actos más bajos que puede hacerse, ya que se utiliza el trabajo ajeno. Además, tiende a dejar una marca en la persona acusada, pese a la poca justicia a la persona robada.

Es bastante útil tener en cuenta que, frente al plagio, se comete un acto criminal en algunos países. La propiedad intelectual del creador se ve trastocada, así sea de forma parcial, por el mero hecho del no pensar del plagiador.

Sin embargo, aunque no es un fenómeno nuevo, en la internet ha alcanzado niveles alucinantes. Si bien antes, por las dificultades de comprobación, los casos de copia que salían a la luz eran muy pocos, ahora es un caso de cada día. Desde imágenes hasta trozos de texto, este fenómeno se encuentra en cada página de internet donde haya información.

Pese a ello, el fenómeno en sí está dirigido por un debate. Hay algunos que apelan a la libertad del Internet, otros señalan que, pese a la apertura, deben conservarse los derechos de creación sólo en su autor. Ambos lados tienen sus razones, la mayoría apoyada en la moralidad, pero es una cuestión de perspectiva.

Nosotros creemos que el plagio ha de evitarse. Es ideal la transferencia de conocimiento. Es nuestra misión y nuestro servicio, pero hay que señalar a los autores. Ya que, incluso si es mental, la creación de conocimiento es un trabajo arduo que lleva días de vida. Por lo tanto, apreciamos la correcta apreciación a los autores y el libre uso de la información con fines educativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *