9 obras de artistas venezolanos

9 obras de artistas venezolanos

Letras con aroma a sol tropical

Las obras artísticas, en especial en el ámbito escrito, han tenido un gran desarrollo dentro del territorio venezolano. Les dejamos con 9 obras emblemáticas para la admiración, apreciación y, si no las has leído, reconocimiento.

Humor y amor de Aquiles Nazoa

Aquiles Nazoa sigue manteniéndose vigente en una de sus obras más conocidas. Con el humor que lo caracteriza, este libro es ideal para olvidarse de los problemas, verlos en una nueva perspectiva y reír con las ocurrencias de un hombre que supo mantener la alegría en los tiempos oscuros.

El mago de la cara de vidrio de Eduardo Liendo

El avance tecnológico posee sus pros y contras. Para nuestro protagonista, profesor tradicional, la televisión y sus consecuencias serán un nuevo enemigo a luchar. La sátira, el humor y la reflexión, todo ello mezclado en una obra en la que converge lo tradicional, lo moderno y los peligros de que alguno de los se imponga por completo.

Piedra de mar de Francisco Massiani

Piedra de mar es un retrato de la juventud. Sin importar dónde lo coloques, esta obra y la voz siempre joven de Corcho lleva a los jóvenes a identificarse. Narra las frustraciones, las luchas y el espíritu esperanzador, incluso ingenuo, que caracteriza a los venezolanos en su adolescencia y juventud.

Casa de agua y de sombras de Hanni Ossott

Poemario que se enfoca en la infancia de la autora, sus imágenes se caracterizan por mantener la esperanza y la melancolía a partes iguales. Reflexiva, dinámica y de gran habilidad literaria, la crítica y traductora se mezclan en el ser artístico, acercándose a los demonios que la atormentaron en su vida.

Tierras que me oyeron de Andrés Eloy Blanco

Artista venezolano, su especialidad era la poesía. Varios de sus trabajos han sido colocados en esta colección. La cantidad de poemas, así como los años que toma la obra, dependerán de la edición adquirida por el lector. Sin embargo, en todas ellas se notará la belleza, sensibilidad y firmeza de ideas del escritor.

Manual de urbanidad y buenas maneras de Manuel Antonio Carreño

¿Quién no ha sido, en algún momento, recomendado a las lecciones de Carreño y su manual? Nacido en el año de 1853, su influencia fue tal que era conocido en otros países. De manera actual, se ha conservado la edición original, aunque se le han agregado explicaciones sobre el contexto de varias de sus lecciones.

Sin embargo, como debe ser costumbre, algunas de sus lecciones siguen siendo consideradas sinónimos de buena educación. Entre ellos, saludar al llegar a un lugar, respetar a los padres y lavarse antes de salir.

Salto atrás de Leoncio Martínez

Una sátira sobre el racismo, las costumbres y la necesidad de abolengo en la sociedad, esta obra mantiene al espectador en su asiento. Con sus ácidas y certeras contemplaciones, a la par de una construcción argumental de un acto, divido en diecinueve escenas, la puesta en escena deja reflexiones más allá de su historia, impactando incluso en el haber de las ideas venezolanas sobre las castas.

Pueden encontrar el libreto en el siguiente link.

Los cuadernos del destierro de Rafael Cadenas

Un poemario donde se expresa la lucha interna del autor. Desde sus antepasados hasta su misma identificación latinoamericana, sus suaves letras y rítmicas frases lograrán entrar en el corazón de más de un lector. El resto de sus obras se caracterizan por la misma intimidad de sus palabras.

Pueden visitar la página oficial del autor y el acercamiento a sus obras, en el siguiente link

País portátil de Adriano González León

Este es uno de esos libros que todo venezolano debe leer en algún momento. Si bien la vida del personaje toma lugar en una época concreta, el acercamiento y la reflexión da una oleada fresca a las ideas del ser venezolano, de nuestra historia y de nuestra idiosincrasia.

Si bien estas obras son una muestra del talento nacional, hay muchos otros autores ocultos para la apreciación internacional y la admiración de sus propios nacionales.